CARTA DEL ARQUITECTO GERMÁN TELLEZ A HAT SOBRE EL MINISTERIO DE CULTURA

 

Leyendo el derecho de petición presentado por Ud. a la Sra. Ministra de Cultura sobre el tema de los recursos presuntamente entregados para las bibliotecas, reales o ficticias, en el país, encontré pertinente expresarle lo siguiente: el rubro oficial para la finalidad anteriormente mencionada es poco menos que insignificante comparado con lo que puede haber sido destinado ya o va a serlo, para satisfacer los caprichos de la Ministra Mariana Garcés en el discutible campo de las intervenciones de relumbrón, de espectáculo como de farándula arquitectónica, bien a la vista de todos, en el patrimonio construido del país. Me refiero en especial a las dos más protuberantes hasta ahora, ambas en el centro de Bogotá: la acumulación absurda de dependencias oficiales en torno al Teatro Colón, disfrazada de "ampliación de servicios" (un saco presupuestal sin fondo de interminables e interminados contratos de restauración, interventoría, estudios técnicos y científicos y quién sabe cuántas cosas más, algunos de ellos originalmente "licitados" con entidades fantasmas) y el malhadado proyecto "modernizador" de la nueva lumbrera mediática de la arquitectura en Colombia, el Sr. Giancarlo Mazzanti, para el Parque del Bicentenario, otro contrato de construcción indefinidamente prorrogable para la firma OPAIN, destructora del antiguo terminal de pasajeros del aeropuerto El Dorado.

 

En el recuento publicado por la propaganda del MinCultura sobre los logros (reales o ficticios) en el campo del patrimonio construido arquitectónico y urbanístico, cabría hacer preguntas similares a las que Ud. hace sobre la cuestión de los libros y las bibliotecas. ¿Cuántos de todos esos edificios y lugares enumerados pero sin nombre y localización en el discurso de la Ministra han sido intervenidos acertada y eficazmente? ¿Cuántos lo han sido con buena dosis de "chamboneo nacional" o simple inepcia profesional? ¿cuáles son y dónde localizan? ¿cuánto costó la elaboración y edición de gran lujo de un libraco del MinCultura conteniendo una parte minúscula del patrimonio construido colombiano? ¿cuál es la verdadera cara de un supuesto "plan de centros históricos" para todo el país?. En esto habría que incluir el burdo pegote arquitectónico regalado a Popayán por el entonces presidente-finquero a manera de "Centro de Convenciones", para ser instalado en plena zona histórica de esa ciudad, tan de mala suerte en su historia de aportes oficiales construidos.

 

¿Entonces, cómo es el asunto? ¿Cómo es la relación - si es que existe - entre la acción privada, independiente o simplemente local y la teórica supe vigilancia de MinCultura sobre la preservación y manejo del patrimonio construido, si cuando hay de por medio grandes negocios es una y cuando no, es otra muy diferente?

 

De todo lo que dice la Ministra Garcés (a quien no conozco personalmente y con quien no he tenido la menor relación profesional) que ha logrado el MinCultura, no se sabe si en los 2, 20 o 50 últimos años, ¿cuánto y qué corresponde verdaderamente a una acción oficial que ella pueda llamar "de ella" o "de MinCultura"? ¿quién garantiza o puede comprobar la veracidad de la propaganda oficial? ¿cuánto de ese maravilloso panorama de conservación patrimonial ha ocurrido en los años en que ella y sus colaboradores han sido dueños monárquicos de la "cultura".

 

¿Cómo se explica que la Sociedad Colombiana de Arquitectos, una entidad gremial, consultora por ley del gobierno nacional, sea a la vez contratista del mismo y tenga toda clase de convenios con entidades oficiales, académicas y de otras clases, siendo por ello mismo, competidora de sus propios afiliados, a quienes pone automáticamente en desventaja en todo lo referente al patrimonio construido o urbanístico?

 

¿Con cuántos concursos y con qué calidades y desarrollo de los mismos se han otorgado durante los dos últimos gobiernos contratos de diseño, construcción, interventoría, estudios técnicos, PEMPs por parte del MinCultura? ¿Beneficiando a quién y por cuánto? Un PEMP, además, qué rayos es, para qué sirve? ¿Se trata de otro truco burocrático para justificar quincenas y crear más contratos superpuestos a los que ya hay de por medio?

 

Podríamos tardar horas en reunir todos los motivos de petición al MinCultura sobre el tema del patrimonio construido, sin agotar el tema. En épocas anteriores se registró una persistente reducción presupuestal a Colcultura primero y luego a la tarea de vigilancia y preservación del patrimonio construido por parte de MinCultura en el Congreso, con el argumento de que la cultura no da votos. Y ahora viene esta plétora de anuncios de realizaciones, verdaderas o ficticias, con carácter electorero o no, con negocios turbios de por medio o inmaculadamente limpios, dependiendo de quién se refiere a estos. Hubo dinero a raudales para un grotesco paseo de millones a Washington para mostrar la venta de minutos de celular como un hecho cultural pero no para reparar o salvar de la ruina iglesias, casas de hacienda, fábricas en desuso y muchas otras clases de edificaciones más en lugares apartados donde no llega la presencia o la propaganda oficial. Peor aún, sobra dinero para lo intangible, lo improbable, lo incomprobable, o lo incontrolable. Para el baile, todo, para los libros, poco, para los edificios fuera de los caprichos ministeriales, nada o casi nada.

 

¿Por qué nadie en el Congreso en alguna otra entidad fiscalizadora se ha preguntado nunca, en público, cómo se maneja el tema de la cultura en general y de la cultura patrimonial en arquitectura y urbanismo en el país? En suma, a la Sra. Ministra y sus colaboradores, ¿quién los ronda?
 


Cordialmente,


GERMAN TELLEZ C.
Arquitecto

 

Otros archivos relacionados

-- Carta de la Ministra Garcés sobre la polémica de la bienal de danza

-- Gloria Castro, directora de Incolballet, responde con carta a la ministra de cultura

-- Comentario de Darío Henao Restrepo, Decano de Humanidades, Univalle

-- Derecho de petición a la Ministra Mariana Garcés Córdoba

-- Segundo derecho de petición a la Ministra Mariana Garcés Córdoba

-- Carta del Arquitecto Germán Tellez a HAT sobre el Ministerio de Cultura

-- La ministra y el cine, según Juan Diego Caicedo de la Universidad Nacional

 

                      

 

Visto  Diatribas de Umberto Cobo