Caricatura de Osuna en El Espectador,  domingo 21 de febrero de 1993, titulada Conflagración, alusiva a la celebración de los 70 años de Belisario Betancur en Casa de Poesía Silva con la participación de María Mercedes Carranza, Gabriel García Márquez y la Monja de Palacio de Botero, testigo del Holocausto del Palacio de Justicia.

 

BELISARIO BETANCUR 

“¿Qué se me vendrá el mundo encima?

 Ese es un problema del mundo. Allá él”

 B.B.

 

El miércoles 6 de noviembre de 1985, a las 11:30 horas, treinta y cinco integrantes de la guerrilla M-19, ingresaron a sangre y fuego en la sede de la Corte Suprema de Justicia, secuestrando a más de medio millar de ciudadanos, entre ellos un buen número de altos magistrados y jueces auxiliares. El estado mayor del operativo, que estaba conformado por Luís Otero Cifuentes, Andrés Almarales Manga, Alfonso Jacquin, Ariel Sánchez, Guillermo Helvecio Ruiz y José Domingo Gómez demandaba a la corte convocar a un juicio público contra Belisario Betancur acusándole de haber traicionado el acuerdo pactado en Corinto el 24 de agosto de 1984 para lograr la paz. A las 12:25 horas entraron a la plaza cinco tanques y se apostaron frente al edificio mientras otros dos lo hicieron ante la puerta del sótano. A las 13:55 un tanque ascendió por las gradas de la entrada y derribó disparando proyectiles la puerta principal. Unos dos mil soldados fueron trasportados en helicópteros para llevar a cabo la retoma. A las 14:20 horas del jueves 7 de noviembre fue declarada la recuperación del edificio. Noche de lobos, titulo Ramón Jimeno, una de las investigaciones mas precisas sobre el holocausto del palacio de justicia colombiano.

 

 Todos los jueces fueron asesinados junto a otros cien inocentes, de los cuales 11 están aun desaparecidos. “Lo cierto –dice el informe de la Comisión de la Verdad de la Suprema Corte de Justicia,- es que la gran mayoría de los cuerpos se encontraron desmembrados, mutilados, calcinados y por lo menos tres de los Magistrados: los doctores Alfonso Reyes Echandía, Ricardo Medina Moyano y José Eduardo Gnecco Correa mostraron en sus restos mortales proyectiles de armas que no usó la guerrilla”. No obstante, al menos dos familiares de altos dignatarios del estado salieron con vida: Jaime Betancur Cuartas, magistrado del Consejo de Estado, hermano del presidente de la república y Clara Forero, fiscal del Consejo de Estado, esposa del ministro de gobierno, Jaime Castro.

 

La ponencia sostiene que Belisario Betancur, jefe de las fuerzas armadas y presidente de Colombia, se negó a hablar con el Presidente de la Corte aduciendo que era un rehén; desoyendo las súplicas de los propios magistrados y de numerosos personajes de la política y el pueblo mismo, quienes pedían les salvara la vida. Se dio –sostiene el informe- un vacío de poder porque el Presidente, simplemente, fue un espectador del desarrollo de los acontecimientos”.

 

Es hora que digamos basta a las presunciones de inocencia de Belisario Betancur.

 

Porque Belisario Betancur, quien procura ser un hombre sabio, no es otra cosa que el representante de la más vergonzosa de las especies de colombiano alguno. Un politiquero con un apetito insaciable por el poder y la riqueza.

 

A pesar de que sólo llegó a la presidencia de la república  en 1982, luego de varios intentos frustrados, obrados por la desconfianza que despertaba entre los gamonales de su partido, Betancur ha vendido, por más de sesenta años, la imagen de mecenas de artistas y poetas.

 

 

Luís Alberto Moreno,  Andrés Pastrana Arango, Isabel Polanco, Belisario Betancur, Carlos Fuentes y Francisco Pérez González, entre otros, en fecha ni lugar determinados.

 

Nacido en el seno de una familia de gentes humildes pero cerrilmente de derechas, en una afligida vereda de la no menos triste Amagá, gracias a una beca pudo estudiar el bachillerato en el Seminario de Yarumal y hacerse Doctor en Derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Tan útil sería a su partido, el conservador, que a los 22 años ya era Diputado a la Asamblea de Antioquia, a los 27 representante a la Cámara y a los 30 miembro de la Asamblea Constituyente que proclamó como presidente constitucional a Laureano Gómez, estrenándose, a los 40, con la llamada Masacre de Santa Bárbara, [23 de febrero de 1963] [“Belisario Betancur Dinacional Conservador Belisarista Bogotá D.E. 15 años cumplió el 23 de febrero de 1978 gobierno patronos ordenaron matanza humildes honestos obreros campesinos Santa Bárbara. Justicia colombiana no cojea, renquea. Criminal responsable masacre, suelto, espera ser Presidente República. Víctimas 23 de febrero María Edilma Zapata y Rafael González señálate culpable, Belisario Betancur” –dice uno de los varios telegramas que le enviaron entonces--] como ministro de trabajo del gobierno de Guillermo León Valencia, otro de los más horrendos y sangrientos que conozca la historia de Colombia.

 

Luego iniciaría su conquista de la riqueza en este mundo al crear ANIF, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras y ocupar la embajada de Colombia en España y la representación diplomática en los países árabes.

 

 

Carlos Fuentes, Gabriel Garcia Márquez, Belisario Betancur, José Saramago y Tomas Eloy Martínez en la Feria de Guadalajara.

 

Periodista y director de diarios reaccionarios como La Defensa y El siglo, ¿poeta?  y narrador, desde su temprana juventud supo sacar partido a esas artes creando empresas lucrativas como la Editorial Tercer Mundo y otras afines, alcanzado lugares de privilegio en las juntas de dirección de empresas culturales como la Academia Colombiana de la Lengua, la Academia Colombiana de Historia, la Academia Colombiana de Jurisprudencia, la Comisión del V Centenario del Descubrimiento de América, la Fundación Santillana para Iberoamérica, el Club de Roma, la Academia Pontificia de Ciencias Sociales del Vaticano, el Círculo de Montevideo, el Club de Madrid, el Festival de Arte de Cali, el Festival de Poesía de Medellín, la Tertulia de Gloria Luz, el Festival de Teatro de Bogotá, la Casa de Poesía Silva, el Instituto Caro y Cuervo, la Sub-dirección de Cultura del Banco de la Republica, el Suplemento Babelia de El País de Madrid, la Casa de América de España, el Festival de Música Religiosa de Popayán, el Hay Festival de Cartagena, el Premio Nóbel de Gabriel García Márquez, la Feria del Libro de Bogotá, las revistas Golpe de Dados, Casa Silva, Pie de Página, Boletín Bibliográfico, las editoriales Santillana, Richmond, Alfaguara, Taurus y Aguilar, con sus respectivos premios anuales, y el año que entra, el IV Congreso de la Lengua Española en Cartagena.

 

Vínculos y tentáculos que en últimas sirven en exclusivo para el ejercicio de su poder y de maquillaje a sus vergüenzas y ejecutorias políticas, al tiempo que se lucra, jugosamente, con los dineros públicos y privados al controlar con férrea mano las actividades de los Ministerios de Cultura, Educación, Relaciones Exteriores e Institutos de Cultura de los Distritos de Bogotá, Medellín, Cartagena, etc., dedicados a financiar eventos que organizan personajes y empresarios vinculados, a través de lazos comerciales y políticos con los grandes consorcios multinacionales como Jesús de Polanco, presidente del grupo mediático español Prisa, Prisa TV, El Pais, Cadena Ser, Cuatro TV, Digital+, Los 40 Principales, Cadena Dial, Caracol Radio, Editorial Santillana, El País Aguilar, Alfaguara y Altea, etc; Ana Patricia Botín, presidenta de Banesto y heredera del banquero Emilio Botín, principal accionista del Banco Santander Central Hispano, pilar del grupo financiero más grande de España y segundo mayor de Europa; Manuel Pizarro, presidente del Grupo Endesa, multinacional española de la energía eléctrica; Francisco Pinto Balsemao, fundador del Grupo Impresa, el más grande de medios en Portugal; Guillermo de la Dehesa, directivo y asesor de empresas como Aviva, la quinta aseguradora más grande del mundo, Unión Fenosa y Goldman Sachs Europa; Carlos Slim Elú, el hombre más rico del mundo, dueño de Grupo Carso, Philip Morris México, Hulera El Centenario, Bimex, Hoteles Calinda, Reynolds Aluminio, Grupo Financiero Inbursa, Casa de Bolsa Inversora Bursátil, Seguros de México, Fianzas La Guardiana, Artes Gráficas Unidas, Fábricas de Papel Loreto y Peña Pobre, Sanborns, Denny'S, Minera FRISCO, Empresas Nacobre, neumáticos Euzkadi, General Tire, Telmex, France Telecom, SBC Telecomunicaciones de los Estados Unidos, América Móvil, América Móvil, China Mobile, Vodafone y China Telecom, o Gustavo Cisneros, dueño del emporio venezolano de medios de comunicación de su mismo nombre, que agrupa empresas como Univisión y Direct TV en América Latina. Sin contar las fortunas y prestigios de intelectuales como García Márquez o Carlos Fuentes, dos de sus íntimos amigos.

 

Labores todas estas a favor su patrimonio y el gran capital, por las cuales ha recibido premios y condecoraciones como la ciudadanía del Reino de España, el Premio Príncipe de Asturias,  Gabarrón, la Gran Cruz de Isabel La Católica, la Orden de Carlos III, Águila Azteca, la Legión de Honor y otras de varios países latinoamericanos.

 

Sin olvidar que durante esos años de ires y venires entre Casa Verde y una Casa de Nariño con poetas, sopranos, pianistas, pintores, aguardiente y lagartos, ocurrieron otros hechos terribles y dolorosos como el Terremoto de Popayán, con mas de cien muertos y la destrucción del centro histórico de la capital del antiguo Estado del Cauca; la catástrofe donde una avalancha de hielo provocada por el volcán Arenas convirtió la población de Armero en una inmensa playa de lodo donde quedaron sepultadas 25.000 personas; el asesinato del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, o aquel avión que se estrelló en Mejorada del Campo y donde murieron escritores como Marta Traba, Ángel Rama, Jorge Ibargüengoitia, Manuel Scorza o la actriz Fanny Cano, que venían a Bogotá a participar en un Encuentro de la Cultura Hispanoamericana. Más los 4000 o mas asesinados militantes de la Unión Patriótica, el brazo seudo desarmado de las FARC, uno de sus inventos mas pavorosos.

 

Ningún otro gobernante de Colombia – dijo Gabriel Garcia Márquez, en la Casa de Poesía Silva, el jueves 18 de febrero de 1993, celebrando los 70 años de BB-- tuvo que enfrentar al mismo tiempo un terremoto devastador, la erupción de un volcán genocida y dos guerras sangrientas, en un país prometeico que hace más de un siglo está matándose por las ansias de vivir. Creo, sin embargo, que si logró sortearlo todo no fue solo por su hígado de político, que lo tiene, y muy bien puesto, sino por el poder sobrenatural de los poetas para asumir la adversidad.”

 

Belisario Betancur es una vergüenza para Colombia.

 

Bogotá, 6 de Noviembre de 2005.

 

Visto  hitwebcounter webcounter